Última actualización: 24 julio, 2020

Nuestro método

13Productos analizados

19Horas invertidas

9Artículos evaluados

67Opiniones de usuarios

Podría decirse que nuestras vidas caben en un disco duro. Antes, los recuerdos se almacenaban en álbumes fotográficos físicos, los documentos de trabajo se ordenaban en carpetas o archivadores y ocupaban estantes de arriba abajo. También la música se escuchaba gracias a las colecciones de vinilos, casetes y discos, y las películas se reproducían en cintas o DVD.

Ahora, sin embargo, todo ese conjunto heterogéneo se almacena digitalmente en discos duros. Los primeros, de capacidad limitada, estaban integrados de forma física en los ordenadores más antiguos. Hoy en día, además de ofrecer una capacidad de almacenamiento mucho mayor, son extraíbles y nos permiten el manejo y traslado físico de las unidades sin que nada se pierda.

Lo más importante

  • El disco duro externo es una unidad de disco duro portátil, que no forma parte de un dispositivo electrónico. Almacena datos de igual forma que una unidad de disco integrada en un ordenador, pero facilita su movilidad y permite la conectividad con varios dispositivos.
  • El funcionamiento del disco duro externo se asemeja al de las unidades de disco de los ordenadores portátiles o de sobremesa. Sin embargo, existen dos variantes −HDD y SSD− que presentan diferencias en el modo de grabación y lectura de los archivos almacenados.
  • La elección de un determinado modelo de disco duro externo dependerá, fundamentalmente, de dos factores: su compatibilidad y su capacidad de almacenamiento. Esta última es la característica técnica más relevante si tenemos que almacenar una gran cantidad de archivos.

Los mejores discos duros externos del mercado: nuestras recomendaciones

El mercado nos ofrece un abanico muy amplio de discos duros externos, ya que se trata de un producto electrónico muy vendido. Por eso, vamos a intentar resumir en este ranking los modelos más recomendables, en base a las características técnicas que presenta cada uno de ellos. Así, podrás compararlos antes de decidirte a comprar tu disco duro externo.

El disco duro externo más vendido

Este modelo de Toshiba ocupa los primeros lugares de las listas de ventas online. Ello se debe a la buena relación-calidad precio que ofrece al usuario.

Almacena hasta un terabyte −mil gigabytes− de información y es ligero y manejable −mide solo 10,9 x 7,8 x 1,4 centímetros y pesa 150 gramos−. Se conecta al ordenador o tablet a través de un cable USB 3.0 y se alimenta con una batería de litio.

El disco duro externo mejor valorado

El Seagate Expansion es el disco duro externo mejor valorado por los compradores. Su capacidad de almacenamiento es de seis terabytes (TB), lo que permite guardar una gran cantidad de archivos pesados.

Quizás el único inconveniente de este disco duro sea el tamaño −17,6 x 3,7 x 12,1 centímetros− que, junto con el peso de 948 gramos, lo hacen menos compacto. Transmite los datos vía USB 3.0.

El disco duro externo más económico

El modelo low cost de nuestro ranking ofrece unas prestaciones aceptables y suficientes para usuarios domésticos. Almacena hasta un terabyte de archivos y los transmite a máxima velocidad mediante USB 3.0.

Está disponible en una amplia gama de colores, y es compacto y manejable: mide 12 x 7,6 x 1,3 centímetros y pesa solo 120 gramos. Además, es compatible con Windows, Mac OS y Linux.

El disco duro externo más potente

No podíamos cerrar el ranking sin una de las opciones más recomendables para los usuarios profesionales que necesiten almacenar una gran cantidad de archivos.

Este disco duro externo les permitirá guardar hasta veinte terabytes de información. Sus medidas −16 x 10 x 18 centímetros− son mayores que las de otros modelos, en consonancia con sus mejores prestaciones. Pesa casi dos kilos y medio.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre el disco duro externo

En este apartado vamos a hacer un recorrido a través de las características más importantes de este producto electrónico que cualquier usuario podría necesitar. El objetivo es que el comprador conozca lo mejor posible para qué sirve y cómo funciona un disco duro externo, así como en qué se diferencia un modelo de otro. ¡Veamos cuáles son esas características básicas!

Hombre con disco duro

Al igual que las unidades de disco convencionales, los discos duros externos ofrecen un abanico muy heterogéneo de especificaciones técnicas. (Fuente: Adamowicz: 87844663/ 123rf.com)

¿Qué es un disco duro externo?

El disco duro externo es una unidad de disco duro portátil que, pese a ser un elemento de hardware, no está integrada en la estructura interna del ordenador, tablet u otro dispositivo al que presta funciones de almacenamiento. La principal diferencia con una unidad de disco duro convencional es que se puede transportar físicamente y conectar a varios dispositivos.

También pueden considerarse discos duros externos algunos tipos de unidades de disco integradas en los dispositivos electrónicos, pero que permiten su extracción. Generalmente, estos se recubren con una carcasa protectora y se utilizan como discos duros externos a través de una conexión USB. Por ejemplo, si reciclamos la unidad de disco de un ordenador en desuso.

¿Por qué es útil un disco duro externo?

La principal utilidad del disco duro externo tiene que ver con la escasa capacidad de almacenamiento de muchos ordenadores, especialmente portátiles. También porque permite a determinados profesionales manejar una gran cantidad de archivos sin necesidad de cargar con un ordenador de un lado a otro. Basta conectar el disco duro a cualquier PC para acceder al contenido.

El disco duro externo facilita la acción de transportar físicamente la documentación digital contenida en su interior. La mayoría de los modelos de gama media pesan menos de un kilo y miden escasos centímetros, permitiendo su transporte con gran facilidad. De esta forma, se convierte en una alternativa rentable y efectiva al almacenamiento de archivos en la nube.

Disco-duro-externo

El disco duro externo es una unidad de disco duro portátil que, pese a ser un elemento de hardware, no está integrada en la estructura interna del ordenador, tablet u otro dispositivo al que presta funciones de almacenamiento. (Fuente: Jantararungsan: 41497686/ 123rf.com)

¿Cuánto podemos almacenar en un disco duro externo?

Al igual que las unidades de disco convencionales, los discos duros externos ofrecen un abanico muy heterogéneo de especificaciones técnicas. Esto significa que podemos encontrar modelos básicos cuyo almacenamiento sea más modesto y otros mucho más avanzados con capacidad de almacenamiento masiva.
En medio, una amplia escala intermedia donde elegir.

Hoy en día, la medida de referencia en el ámbito del almacenamiento digital es el terabyte (TB). Cada terabyte equivale a mil gigabytes −1 TB=1.000 GB−, que era la unidad de medida de referencia hace unos años, tras haber sustituido al megabyte. Esto solo prueba la constante evolución de la tecnología y, en consecuencia, de este tipo de productos.

¿Cómo funciona un disco duro externo?

El disco duro externo presenta un funcionamiento mecánico similar al de una unidad de disco convencional. Por ello, merece la pena recordar −a quien ya lo supiera− o explicar de inicio cómo se comporta un disco duro desde el punto de vista operativo. Básicamente, se compone de uno o más discos rígidos, recubiertos por un material magnético y unidos por un eje.

Ese eje gira a gran velocidad en el interior de una caja metálica. La rotación de ese eje sobre los discos produce, a la vez, el movimiento de cada una de las agujas con un cabezal de lectura y escritura que se deslizan sobre los discos. De esa forma, se produce tanto la grabación o escritura de archivos como la lectura o reproducción de los que hayan sido grabados.

Laptop con disco duro rojo

El disco duro externo facilita la acción de transportar físicamente la documentación digital contenida en su interior. (Fuente: Rawpixel: 85344636/ 123rf.com)

¿Qué tipos de disco duro externo hay?

Los discos duros que funcionan como mostramos en el apartado anterior son los del tipo HDD −Hard Drive Disk o disco duro mecánico−. Desde el punto de vista estético y dimensional, son los de mayor tamaño. Sin embargo, hay otro tipo, más compacto, manejable y sofisticado: el SSD −Solid State Drive o disco duro de estado sólido−. La mayoría de los modelos actuales son SSD.

Este tipo de disco duro externo almacena los datos a través impulsos eléctricos en memorias interconectadas tipo flash −las mismas que utilizan los pen drive−. La escritura y lectura que realizaba la aguja en las unidades de disco HDD, aquí las lleva a cabo un chip. Los discos SSD, por lo tanto, tienen menos componentes mecánicos, lo que los hace más ligeros y rápidos.

¿Puedo utilizar mi disco duro externo en cualquier ordenador?

No. Como cualquier otro dispositivo que se vincula a otro −como ocurre con los periféricos, siendo los pen drive los más típicos−, la conectividad de un disco duro externo a nuestro ordenador dependerá de la compatibilidad que ofrezca. Básicamente, tenemos que asegurarnos de que el disco sea compatible con el sistema operativo de nuestro ordenador.

Aunque muchos discos duros externos −y de nuevo en esto coinciden con muchos otros elementos de hardware− ofrecen compatibilidad casi universal, otros solo podrán ser utilizados en equipos con un determinado sistema operativo. Los más comunes son Windows, Mac OS y Linux, por lo que la mayoría de los fabricantes intentan adaptar sus modelos a todos ellos.

¿Cuáles son las ventajas e inconvenientes de un disco duro externo?

Hasta ahora, hemos visto las características generales de un disco duro externo. Ahora, toca resumir las ventajas y desventajas que presenta la compra de este producto electrónico. Como vemos en el recuadro inferior, las primeras ganan con diferencia a las segundas. Su mayor virtud es la de mejorar las prestaciones de los equipos electrónicos sin una gran inversión.

Ventajas
  • Almacenamiento extra
  • Fácil movilidad y transporte
  • Compatibilidad con varios dispositivos
  • Dimensiones y peso reducidos
Desventajas
  • Coste adicional

Criterios de compra

Ya sabemos un poco más sobre el disco duro externo como producto tecnológico de vanguardia. ¿Qué nos queda por descubrir? Los parámetros o variables que debemos tener en cuenta a la hora de valorar si un modelo u otro cumplen con los requisitos deseables. Porque, como vimos, no todos son iguales y para cada usuario hay un disco duro externo disponible en el mercado.

Qué vamos a almacenar en el disco duro externo

La capacidad de almacenamiento del disco duro externo es, sin duda, uno de los principales criterios a tener en cuenta a la hora de comprar un modelo u otro. Para determinar cuánto espacio necesitaremos, debemos saber primero para qué vamos a utilizar el disco duro externo: qué tipo de archivos vamos a almacenar y cuántos almacenaremos a la vez.

Como vimos, hoy en día hay discos duros externos de 20 terabytes o incluso más. Eso es unas veinte veces más de lo que almacena la unidad de disco de un ordenador de gama media-alta. ¿Necesitamos semejante despliegue de memoria? Dependerá de los formatos −vídeo, audio, animaciones, documentos en PDF, Word o Excel, entre otros− que vayamos a guardar con más frecuencia.

Disco duro externo

La principal utilidad del disco duro externo tiene que ver con la escasa capacidad de almacenamiento de muchos ordenadores, especialmente portátiles. (Fuente: Hakobyan: 101319216/ 123rf.com)

A qué dispositivos vamos a conectar el disco duro externo

Este criterio tiene que ver con otra de las características que señalábamos anteriormente: la compatibilidad. Cuanta mayor compatibilidad presente un disco duro externo, menos quebraderos de cabeza nos dará. Nos evitaremos tener que buscar siempre equipos compatibles o incluso utilizar algún software adicional que facilite la conectividad entre equipos incompatibles.

Recordemos que la compatibilidad de un disco duro externo con un ordenador tiene que ver con el sistema operativo de esos dispositivos a los que se vaya a conectar. Por eso, deberemos saber bien cuáles utilizamos con más frecuencia −Windows, Mac OS o Linux, por ejemplo− en caso de que el disco duro externo no sea compatible con todos. ¿Lo ideal? Compatibilidad universal.

El tamaño y el peso del disco duro externo

Una de las principales ventajas del disco duro externo es la posibilidad de moverlo de un lugar a otro, cómodamente. Ello es posible porque, en la mayoría de los modelos, las medidas no exceden de unos pocos centímetros. El peso tampoco suele llegar a un kilo, aunque hay excepciones entre los modelos más sofisticados y aparatosos, generalmente de uso profesional.

Lo ideal es encontrar el punto de equilibrio de un modelo que nos ofrezca unas prestaciones óptimas sin abandonar las versiones más compactas y ligeras. También juega un papel importante en esto −sobre todo, en relación con el peso− el material de la carcasa. Así, el plástico, el acero o las aleaciones metálicas presentan densidades y, por lo tanto, pesos distintos.

Disco-duro-externo

También pueden considerarse discos duros externos algunos tipos de unidades de disco integradas en los dispositivos electrónicos, pero que permiten su extracción. (Fuente: Friesen: 77240063/ 123rf.com)

La velocidad de escritura y lectura

Este criterio se refiere a la rapidez con la que el disco es capaz de grabar contenidos y reproducirlos. Se mide en revoluciones por minuto −RPM−, siendo 5.400 la velocidad más común en este tipo de aparatos. Todo lo que exceda ese valor podrá considerarse ultrarrápido para los estándares normales de rendimiento. No es, a nuestro juicio, un factor clave o determinante.

La velocidad de transferencia (USB 3.0)

Este parámetro sí es importante si queremos que nuestro disco duro externo reciba y envíe los archivos y documentos con la mayor rapidez posible mientras está conectado a un ordenador. Para ello, hoy en día casi cualquier disco duro externo de gama baja incluye ya una conexión USB 3.0. Cualquier cosa por debajo de eso nos obligará a suplir la velocidad con paciencia.

Pensemos en la incomodidad de tener que esperar varios minutos a un puñado de archivos en PDF o Word se transfieran desde un pen drive antiguo a nuestro ordenador. Ahora, apliquemos eso a la transferencia lenta de varios gigabytes de presentaciones y animaciones. La espera no parece demasiado atractiva, ¿verdad? De ahí la relevancia del USB 3.0 y su inmediatez.

Resumen

Hasta aquí, la explicación sobre las características, funcionalidades y diferencias entre los distintos modelos de disco duro externo que podemos encontrar en el mercado. A través de estas líneas hemos tratado de profundizar en el conocimiento de un artículo muy útil para todo tipo de usuarios y con un gran tirón en el mercado del hardware y los componentes.

El propósito, como siempre, es aconsejar una elección de compra adecuada en base a unos criterios. Para ello, debemos recordar los aspectos más relevantes de un disco duro externo: la capacidad de almacenamiento, la velocidad de transferencia y la de escritura y lectura, las dimensiones y el peso, y la compatibilidad con los sistemas operativos de nuestros ordenadores.

Si este artículo te ha ayudado a conocer un poco mejor este producto, o simplemente te ha parecido útil e interesante, ¿por qué no compartirlo con tus amigos o a través de las redes sociales? Así, serás un eslabón más de la cadena del conocimiento que queremos crear entre nosotros y los usuarios. También puedes dejarnos tu opinión sobre este producto en los comentarios.

(Fuente de la imagen destacada: Boonyarattaphan: 59012854/ 123rf.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?

Periodista. Actualmente trabajo como traductor y redactor freelance de contenidos para varias webs y publicaciones de distintos países. Antes, aprendí inglés viviendo y trabajando cuatro años en Liverpool. También hablo y escribo portugués fluido y espero aprender algún otro idioma pronto. En mis ratos libres estudio leyes.