Última actualización: 5 enero, 2021

Nuestro método

18Productos analizados

25Horas invertidas

4Artículos evaluados

119Opiniones de usuarios

Desde la astronomía hasta la cinematografía, pasando por la decoración y la fotografía, la incidencia de luz que se refleja sobre los objetos es de vital importancia en numerosas ocasiones para conseguir un resultado óptimo en determinados proyectos, ya sean de índole científica o artística.

Si atendemos a la definición del DRAE, un fotómetro es un "aparato que mide la intensidad de la luz". A priori puede parecer una definición un poco vaga, naíf, pero no te preocupes, sigue leyendo y te contaremos las múltiples aplicaciones que tiene este dispositivo en la actualidad y los distintos tipos que puedes encontrar en el mercado. ¡Allá vamos!




Lo más importante

  • Un fotómetro de mano es una herramienta con la que nos aseguraremos obtener una fotografía con buena exposición, ya que nos indicará los parámetros óptimos con los que ajustar nuestra cámara.
  • Distinguimos entre dos tipos de fotómetros de mano: los de luz incidente y los de luz reflejada. Nosotros nos centraremos más en los primeros, ya que los segundos ya van integrados en las cámaras actuales.
  • A la hora de adquirir un fotómetro, es muy importante que consideres varios aspectos, como que disponga de lumisphere, su capacidad de lectura, sus funcionalidades, el disparo inalámbrico y su utilidad.

Los mejores fotómetros: nuestras recomendaciones

Antes de meternos de lleno a explicarte todo lo posible sobre los fotómetros de mano, te traemos un recopilatorio de los mejores modelos que puedes encontrar actualmente a la venta en función de tus preferencias.

El mejor fotómetro según calidad-precio

Si estás buscando una opción económica y que te permita conseguir una exposición adecuada para tus fotografías, este es tu modelo. Este fotómetro cuenta con un amplio rango, que va desde 0,1 hasta 400.000 lux, lo cual lo hace ideal para ser utilizado profesionalmente en un estudio o incluso en casa, ya que es adecuado también para el cuidado de las plantas.

Además, es multifunción, cuenta con respuesta rápida, puesta a cero automática, consume poca energía, dispone de una pantalla retroiluminada LCD y posee un detector giratorio de 270 grados.

El mejor fotómetro para un fotógrafo profesional

Si te apasiona el mundo de la fotografía, el vídeo y el cine, este es tu fotómetro. El Sekonic L-308S es el clásico modelo de la marca con el que la mayor parte de profesionales del sector han aprendido los conocimientos básicos en lo que a iluminación respecta.

Este fotómetro, flashímetro y luxómetro es compacto e intuitivo, capaz de medir tanto la luz incidente como la reflejada en ambiente y flash. Se puede configurar en 3 modos diferentes: Photo, Cine y Cine HD. Incorpora una pantalla LCD retroiluminada y mide tanto en lúmenes (lux) como en candelas (Fc).

El mejor fotómetro para cineastas

El Gossen Digipro F2 es de los modelos más versátiles que puedes encontrar en este momento, recomendable para cualquier aficionado. Su diseño es compacto y minimalista, puede medir tanto la luz incidente como la reflejada y permite combinaciones programables de corrección de exposición.

Es especialmente útil en cinematografía, ya que cubre toda la escala CINE e incluye el estándar de TV de 25 y 30 fps, además de controlarse por microprocesador.

El mejor fotómetro para trabajar con flash y HSS

Si eres un profesional de la fotografía y estás más que acostumbrado a trabajar con luz flash, este será tu mayor aliado. El Sekonic L-858D es un fotómetro digital ideal para trabajar tanto en luz ambiente como flash, gracias a su gama ISO extendida y sus dos modos Full HD Cine y Cine.

Este modelo es perfecto para trabajar con flashes porque es capaz de mejorar la sensibilidad de la luz reflejada e incidente, incluso en condiciones con poca luz, gracias a la tecnología que incorpora, pudiendo medir tiempos extremadamente cortos de flashes en HSS (High Speed Synchronization).

El mejor fotómetro para un aprendiz

El Sekonic L-478D es perfecto para aprendices con bases de fotografía que están buscando ampliar sus conocimientos sobre iluminación. Este fotómetro mide luz tanto en imagen fija (fotografía) como en movimiento (cine).

Gracias a su pantalla táctil LCD de 2,7", la información se muestra de una manera muy clara y ordenada, facilitando el ajuste al usuario con tan solo unos toques de pantalla. Es más, se puede configurar vía software o manualmente, pudiendo aprovechar toda la tecnología de más con la que ya cuentes en el estudio.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre fotómetros

Si eres un profesional de la fotografía o quieres seguir progresando para crecer profesionalmente, puede que haya llegado el momento de aumentar tu repertorio de accesorios y hacerte con tu primer fotómetro de mano. Para allanarte un poco el camino, te hemos preparado un recopilatorio de preguntas que te pueden venir a la cabeza, esperamos que te sirvan de ayuda.

Un fotómetro de mano es una herramienta con la que nos aseguraremos obtener una fotografía con buena exposición, ya que nos indicará los parámetros óptimos con los que ajustar nuestra cámara. (Fuente: Ruiz: 142647157/ 123rf.com)

¿Qué es un fotómetro?

Un fotómetro es un dispositivo que permite detectar la intensidad de la luz en un punto concreto y en unas condiciones determinadas y que, partiendo de esta información, indica los parámetros ISO, diafragma y velocidad de obturación con los que debemos configurar la cámara para lograr una fotografía con una exposición adecuada.

A priori esto puede sonar absurdo, puesto que todos sabemos que las cámaras de hoy en día se pueden ajustar automáticamente para darnos un buen resultado, pudiendo prescindir de accesorios externos. Bueno, esto es parcialmente cierto. Como veremos a continuación, existen aspectos por lo que es recomendable contar con un fotómetro de mano.

¿Qué tipos de fotómetros podemos encontrar?

Principalmente, distinguimos entre dos tipos de fotómetros: los integrados, también conocidos como exposímetros, y los de mano.

  • Fotómetros integrados o exposímetros: son aquellos que incorporan de serie las cámaras digitales y que, gracias al histograma, consiguen ajustar automáticamente los parámetros técnicos para lograr una exposición adecuada. Aún así, quienes se dedican profesionalmente a la fotografía prefieren recurrir a un fotómetro de mano para conseguir una mayor garantía, especialmente cuando deben trabajar con flash o conseguir determinado color en especial.
  • Fotómetros de mano: este dispositivo supone una herramienta esencial para cualquier profesional de la fotografía, ya que le permite conocer las condiciones exactas de luz en un punto determinado para así configurar la cámara con los ajustes precisos y lograr una exposición ideal. Según el tipo de luz, los fotómetros de mano se clasifican en dos subtipos: de luz incidente y de luz reflejada.

En la siguiente tabla mostramos las diferencias entre ambos tipos de fotómetros: integrados y de mano.

Integrado De mano
Exposición Configuración manual Configuración óptima
Luz incidente No la mide Sí la mide
Luz reflejada Sí la mide Sí la mide
Rango ISO Limitado Amplio
Medición de contrastes Limitado, según el objetivo Amplia, resultado equilibrado

¿Qué tipos de luz miden los fotómetros?

Según el modo en que captan la luz de ambiente, encontramos dos tipos de fotómetros:

  • Fotómetros de luz incidente: miden la luz que incide sobre la persona o el objeto que se pretende fotografiar, independientemente de la luz que estos reflejen. Son más precisos y deben colocarse justo enfrente de la superficie o sujeto a fotografiar. Estos son los llamados fotómetros de mano.
  • Fotómetros de luz reflejada: miden la luz que refleja la superficie, persona u objeto a captar con la cámara. Son menos precisos, pero perfectos para principiantes, ya que suelen venir integrados en las propias cámaras, también se les conoce como exposímetros.

¿Cómo utilizar un fotómetro de luz incidente?

Lo primero de todo es configurar nuestra cámara, normalmente utilizaremos una réflex, en modo manual. A continuación, seleccionamos el ISO y la apertura focal deseados y configuramos el fotómetro de mano con los mismos parámetros que hemos indicado en la cámara.

Ahora, colocamos el fotómetro delante de la persona, objeto o superficie que queremos fotografiar, lo más cerca posible, con cuidado de no bloquear la luz que llega a la lumisphere, la esfera blanca del dispositivo, y apretamos el botón para conocer la exposición adecuada.

A menos que cambiemos las condiciones de luz, usemos flash o focos con colores diferentes, no será necesario tener que reajustar nuestro fotómetro.

Estudio fotográfico

Un fotómetro de mano nos permitirá medir la luz incidente y la luz reflejada para configurar los parámetros de la cámara correctamente.
(Fuente: Pexels: 1850469/ pixabay.com)

¿Cómo utilizar un fotómetro de luz reflejada?

Los fotómetros de luz reflejada no se tratan de un dispositivo externo, como los de luz incidente, sino que ya vienen incorporados en el cuerpo o body de nuestra cámara, por lo que su uso es infinitamente más sencillo que los de mano. Aunque, en contrapartida, deberemos de renunciar a una mayor precisión y seguramente algo de calidad.

¿Por qué decimos esto? En esencia, porque este tipo de fotómetros integrados realizan los cálculos de luz a partir de lo que capta la lente de la cámara. Por ello, normalmente abarcan más espacio que el que queremos y operan de manera distinta, pues calculan la luz partiendo no de la que incide en los objetos, sino de la que estos reflejan, que en la mayoría de casos será proporcionalmente inferior a la incidente.

Para utilizarlo, no tenemos más que colocar la cámara justo enfrente del sujeto, objeto o superficie que queramos fotografiar. Ahora tan solo queda disparar, bien en modo manual indicando los parámetros que consideremos óptimos, o bien utilizando el automático, lo cual no deberíamos hacer si realmente queremos aprender sobre fotografía.

Por esta razón, podemos afirmar que estos fotómetros son corrientes en principiantes a la fotografía y en usuarios que quieren obtener fotografías de mayor calidad que con una cámara analógica o digital, pero no se recomienda su uso en el ámbito profesional.

¿Cuáles son las ventajas de utilizar un fotómetro de mano?

Hoy en día el fotómetro de mano es una herramienta imprescindible en el mundo de la fotografía y, por ende, del cine. Aquí te hemos preparado una tabla para que consideres las ventajas de emplear uno en tus trabajos:

Ventajas
  • Medir luz incidente y reflejada
  • Realizar mediciones de contrastes
  • Mayor calidad de imagen en situaciones de poca luz
  • Facilidad de uso
  • Lecturas más precisas que las de las cámaras
  • Centrar el área que se desea captar
Desventajas
  • Inversión económica
  • Situarse frente al área que se desea captar
  • Controlar la batería

¿En qué situaciones es útil un fotómetro de mano?

Como ya sabrás, la cámara no siempre capta los colores y la luz como el ojo humano, por lo que aquí te presentamos una serie de circunstancias en las que sacarás el máximo provecho a tu fotómetro de mano:

  • En paisajes nevados o en fondos blancos, ya que la cámara interpretará que la dominancia del blanco representa mucha luz y tenderá a restar exposición a la fotografía.
  • En situaciones en los que hay una iluminación muy tenue o en zonas con muy poca luz, puesto que la exposición de la fotografía será más larga y la cámara tenderá a detectar luces incidentes que muy posiblemente nosotros no apreciemos.
  • En paisajes o fondos con un alto contraste, puesto que aquí el fotómetro nos indicará los parámetros exactos para que ninguna zona salga quemada ni tampoco subexpuesta.
  • En aquellas ocasiones en las que la fotografía cuenta con luces simultáneas y queremos que salga el máximo detalle sin llegar a quemar la imagen o que pierda calidad.
Cámara sin cables

Utilizar un fotómetro con disparo inalámbrico nos permitirá trabajar más a gusto y con productos de distintas marcas.
(Fuente: Selin: dozkVhDyvhQ/ unsplash.com)

¿Para quién es recomendable un fotómetro?

Antes que nada, aclarar que el fotómetro de mano es un accesorio que puede ser de gran utilidad y nos ayudaría a obtener una fotografía bien expuesta con total seguridad. Pero no es que sea indispensable para nadie.

Está pensado para todos aquellos usuarios que ya cuentan con una buena base en el ámbito de la fotografía y buscan convertirse en verdaderos profesionales. Este dispositivo les va a facilitar mucho el trabajo, a la vez que aprenderán sobre fotografía, ya que conocerán cómo ajustar la cámara en función de las condiciones lumínicas.

Sin embargo, un profesional también puede utilizarlo, por supuesto. Aunque es normal que, a medida que se especializa en el sector de la fotografía, sepa ya de antemano cómo configurar los parámetros de la cámara en las condiciones en las que se encuentra y no tenga que depender de un fotómetro.

Criterios de compra

Como ya hemos visto, los fotómetros de mano no pueden faltar en la maleta de accesorios de un fotógrafo profesional o amateur que aspira a seguir progresando en su carrera. Sabemos que no hablamos de un dispositivo precisamente económico, por ese motivo te traemos una lista de criterios que deberías de considerar antes de comprarte uno y que esperamos faciliten al máximo tu elección. Para ello, te vamos a hablar de:

Lumisphere

La lumisphere, como su propio nombre indica, es una esfera que contienen algunos modelos de fotómetros empleada para medir la luz incidente sobre una superficie. Es importante considerar diversos aspectos de ella, como el nivel de rotación y si se puede extraer para incorporar otros accesorios, como el famoso lumidisc.

Bien sea porque eres un fotógrafo profesional y te dedicas plenamente a ello, o bien porque eres un cinéfilo o aficionado a la fotografía, es muy importante que tengas en cuenta adquirir un modelo que disponga de este accesorio, ya que en tareas artísticas te facilitará mucho el trabajo, como es el caso del Sekonic L-308X Flashmate.

Distinguimos entre dos tipos de fotómetros de mano: los de luz incidente y los de luz reflejada. (Fuente: Lorenz: 898108/ 123rf.com)

Capacidad de lectura

Como todo en la vida, contra más azúcar, más dulce. Y es que con estos dispositivos ocurre exactamente lo mismo, contra mayor sea el abanico de modos que nuestro fotómetro pueda medir, más facilidades para desarrollar el trabajo.

Antes de adquirirlo, comprueba la capacidad de lectura que tiene. En fotografía se suele utilizar mucho el modo flash (especialmente en interiores), pero también hay modelos que permiten medir en modo cine y en alta definición (HD), entre otros. Es decir, una mayor capacidad nos permitirá trabajar con diferentes tipos de luz y en distintas condiciones.

Por si fuera poco, los fotómetros digitales incorporan una gran ventaja, y es que pueden analizar los parámetros establecidos en nuestra cámara e indicarnos los parámetros óptimos de configuración de luz para obtener un gran resultado.

Funcionalidades

Es esencial conocer de antemano el uso que le queremos dar al fotómetro y, en base a esto, considerar sus propiedades y especificaciones técnicas. Por ello, es importante tener en cuenta antes de comprar uno saber si cuenta con pantalla digital, si es táctil o no, su peso y dimensiones adecuadas, la facilidad de lectura de los parámetros, la duración de la batería, la capacidad de memoria interna, si admite tarjetas externas, etc.

Un fotómetro es un dispositivo que permite detectar la intensidad de la luz en un punto concreto y en unas condiciones determinadas. (Fuente: Ramiltsev: 158316679/ 123rf.com)

Disparo inalámbrico

Que nuestro fotómetro de mano pueda utilizarse de forma inalámbrica (wireless), es decir, sin necesidad de tener por el medio cables conectados entre distintos equipos de trabajo, es un plus muy a tener en cuenta.

Aunque puede parecer una tontería, esto facilita mucho el trabajo a los profesionales, ya que se puede trabajar con dispositivos de diferentes marcas de manera más cómoda, sin dificultades de por medio, ya que se establece una conexión directa entre el fotómetro y el flash.

Utilidad

Aunque siempre será positivo disponer de un fotómetro para facilitar nuestro trabajo y obtener un buen resultado, este dispositivo no se recomienda a todo el mundo. Aunque cualquier fotógrafo puede disponer de uno, por supuesto, no se trata de un accesorio que todo el mundo le vaya a sacar partido.

Por esta razón, se recomienda especialmente a los fotógrafos profesionales que se dedican al 100% en su vida laboral (realizando sesiones de fotos, disparando en exteriores, etc.), o a fotógrafos amateur que están dando sus primeros pasos en la fotografía profesional.

Pero, si este no es tu caso, puede que este accesorio no te sea de gran ayuda para lo que quieres hacer, aunque siempre va bien para aprender sobre iluminación.

Resumen

En esencia, un fotómetro es un dispositivo que podemos conectar con nuestra cámara y utilizar para lograr un resultado fotográfico con una exposición óptima. A pesar de que las cámaras de hoy en día ya incorporan uno, este dista bastante de las características de los externos, también llamados de mano, por lo que recomendamos usar el segundo.

Aunque en un principio puede chocar el hecho de tener que invertir un poco más de dinero, este dispositivo es ideal para cualquier aficionado a la fotografía que desea seguir progresando o para cualquier profesional que se dedica a fotografiar o grabar en vídeo.

La luz es de vital importancia en una fotografía y con un fotómetro te aseguras que, sean cuales sean las condiciones de luz en las que te encuentres, podrás configurar adecuadamente tu cámara para conseguir un resultado asombroso.

(Fuente de la imagen destacada: Spratt, vKM-4ZqYx7k/ Unsplash.com)

¿Por qué puedes confiar en mí?