Las razones para montar un NAS (Network Attached Storage) en casa o en la oficina son muy variadas. Desde la necesidad de contar con un servidor de ficheros hasta el deseo de disponer de un centro multimedia, pasando por la posibilidad de usarlo como servidor personal, como servidor VPN (servidor de red privada virtual) o como nube privada.

De este modo, cada vez se emplean más y para más aplicaciones, por lo que su popularidad no deja de aumentar. Sin embargo, elegir el servidor NAS que mejor se adapte a tus necesidades requiere de unos mínimos conocimientos técnicos. Con el fin de facilitártelos, hemos elaborado esta completa guía de compra.

Lo más importante

  • La popularidad de los servidores NAS para uso doméstico y para pequeñas empresas o negocios no para de crecer. Y es que estos equipos, que se encuentran a mitad de camino entre el almacenamiento local y los sistemas de almacenamiento en la nube, ofrecen gran cantidad de ventajas.
  • Las principales aplicaciones de los servidores NAS son realizar copias de seguridad, operar como centros multimedia y gestionar archivos en red, de tal modo que estén disponibles para cualquier equipo sin necesidad de conectar directamente con la unidad en la que se encuentran.
  • Algunos servidores NAS vienen con las unidades de almacenamiento integradas; sin embargo, la mayoría se venden con las bahías vacías para que compres las que más te convengan. En ese sentido, puedes adquirir modelos específicos para NAS que ofrecen mejor rendimiento y menor consumo, o utilizar algún disco duro que no estés utilizando.

Ranking: Los mejores NAS del mercado

A continuación, te ofrecemos la clasificación que hemos preparado con los cinco mejores servidores NAS actualmente disponibles. La hemos elaborado incluyendo artículos lo más variados posibles, pero en todo momento eligiendo productos de primeras marcas. Además, hemos buscado los que ofrecen una mejor relación calidad-precio.

Puesto nº 1: WD My Cloud EX2 Ultra

Magnífica solución NAS de alto rendimiento que ofrece velocidades de transferencia muy rápidas y cuenta con dos bahías disponibles. Con My Cloud EX2 Ultra, puedes disfrutar de una transmisión en alta definición verdaderamente fluida. Para ello, cuenta con el microprocesador Marvell ARMADA 385 con dos núcleos de 1,3 GHz (gigahercios).

Además, dispone de 1 GB (gigabyte) de memoria RAM, por lo que está preparado para realizar varias tareas simultáneamente. Cuenta con una conexión Gigabit Ethernet y dos puertos USB 3.0. Viene con el sistema operativo My Cloud OS 3, con el que puedes instalar y gestionar el NAS de forma rápida y sencilla.

Puesto nº 2: Synology DS218PLAY Diskstation

NAS con dos bahías y excelentes funciones multimedia, ideal para un entorno doméstico. Viene equipado con un procesador de cuatro núcleos de 64 bits de 1,4 GHz y con 1 GB de memoria RAM. Permite transcodificación en tiempo real de contenidos de origen 4K Ultra HD. Alcanza de velocidades de escritura y de lectura de hasta 112 MB/s.

Con las funciones Video Station, Photo Station y Audio Station puedes administrar fácilmente todo el contenido multimedia. Además, está diseñado para una perfecta integración con dispositivos móviles. Destacar también que es un equipo realmente silencioso. Y con la garantía de uno de los mejores fabricantes de servidores NAS.

Puesto nº 3: QNAP TS-231P

Potente y sencillo servidor NAS perfecto para almacenamiento en red, realizar copias de seguridad y operar como centro multimedia. Consta de un procesador Dual Core de 1,4 Ghz, 1 GB de memoria RAM, dos conexiones de red Gigabit y dos bahías de almacenamiento con capacidad de hasta 16 TB (terabyte).

Cuenta con el sistema operativo QNAP QTS 4.1.2 y con una de las mejores interfaz web existentes en la actualidad. Además, dispone de una completa serie de aplicaciones. Se presenta en un elegante diseño en color blanco. En definitiva, se trata de una opción ideal para el hogar y con una magnífica relación calidad-precio.

Puesto nº 4: QNAP Turbo TS-251A

Servidor NAS con dos bahías disponibles y con mando a distancia incluido. Integra un procesador Intel Celeron de 1,6 GHz de doble núcleo y 4 GB de RAM ampliables hasta 8 GB, por lo que garantiza un excelente rendimiento. Además, con el sistema operativo QTS podrás instalar aplicaciones como Plex Media Server o ejecutar Ubuntu Linux.

Gracias a su Intel HD Graphics de octava generación, admite la decodificación de hardware 4K H.264, ofreciendo una magnífica transcodificación de vídeo 4K y 1080p en tiempo real. En definitiva, se trata de un equipo ideal para usuarios domésticos avanzados con la garantía de QNAP, uno de los mejores fabricantes de NAS.

Puesto nº 5: WD My Cloud EX4100 Expert Series

Un servidor NAS ideal para pequeñas oficinas y para el hogar. Dispone de un microprocesador Marvell ARMADA 388 de doble núcleo a 1,6 GHz y una memoria RAM DDR3 de 2 GB. Ofrece velocidades de transferencia rápidas de 115 MB/s (megabyte por segundo) de subida y 107 MB/s de bajada.

Consta de cuatro bahías, con las que se puede alcanzar una capacidad de almacenamiento de hasta 16 TB. Cuenta con dos puertos Gigabit Ethernet y un puerto USB 3.0. Es realmente fácil configurar y de administrar. Además, dispone de múltiples aplicaciones, si bien para sistemas operativos iOS está un poco limitado en este aspecto.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre los NAS

A la hora de comprar un servidor NAS, es fundamental que tengas en cuenta una serie de cuestiones importantes. No olvides que existen distintos modelos de NAS y que cada uno está pensado para un tipo de usuario diferente. Por este motivo, en esta sección pretendemos contestar a las preguntas que generalmente se hacen los compradores.

Hombre revisando computadora

Un servidor NAS es un sistema de almacenamiento en red de gran capacidad que se conecta a una red doméstica o profesional. (Fuente: Panumas Nikhomkhai: 46086465/ 123rf.com)

¿Qué es exactamente un servidor NAS?

Un servidor NAS es un sistema de almacenamiento en red de gran capacidad que se conecta a una red doméstica o profesional. Su función es hacer posible el acceso a todos los archivos y documentos existentes en cualquiera de los dispositivos de la red, sin necesidad de establecer una conexión directa con la unidad en la que se encuentran.

¿Para qué sirve un NAS?

Los servidores NAS puede tener diferentes aplicaciones. Algunas de la más habituales son gestionar archivos en red, montar un servidor de streaming propio u ofrecer acceso a una red local a un conjunto de usuarios. Además, con frecuencia también se emplean para almacenar las grabaciones de las cámaras de vigilancia IP.

Igualmente, se pueden configurar como servidores conectados a Internet y, por tanto, para que lleven a cabo funciones parecidas a las que realizan los servicios de almacenamiento web o hosting. Así, los puedes emplear como servidores de correo o para almacenar tu página web. También es posible transformarlos en servidores VPN.

Ilustración de almacenaje en la nube

Un RAID es un grupo de discos duros que se ha configurado para funcionar como si fuera uno solo.
(Fuente: Everythingpossible 28742962/ 123rf.com)

¿Cuáles son las ventajas y desventajas de los NAS?

Contar con un equipo NAS te ofrece una serie de indudables ventajas. Para empezar, hace accesibles todos los documentos y archivos de la oficina a cualquiera de los empleados. Además, se puede utilizar como servidor multimedia. También te permite disponer de tu propia nube en la red sin que Google pueda acceder a tus archivos.

Ventajas Desventajas
Te permiten disponer de un espacio de almacenamiento compartido y de calidad. Implica realizar una inversión económica para adquirir el NAS y los discos duros, en el caso de que no se cuente con ellos.
Puedes acceder a todos tus datos, archivos y documentos desde cualquier lugar del mundo a través de una aplicación del teléfono móvil o a través de una determinada página web del navegador.
Puedes crear un centro multimedia para almacenar películas, música o fotografías. El servidor NAS los enviará a cualquier dispositivo desde el que podrás reproducirlos.
Si lo empleas como nube privada, tendrás disponibles todos tus documentos en la red sin que Google o cualquier otra empresa pueda acceder a ellos.
Instalar y configurar un NAS es una tarea bastante sencilla. Muchos integran su propio asistente de configuración.

¿Qué son las bahías de los NAS?

A los espacios de los que disponen los servidores NAS para montar discos duros se les denomina bahías. En los NAS de uso doméstico con una o dos bahías suele ser suficiente. Sin embargo, en los equipos para usuarios profesionales o para entornos de oficina es necesario disponer de cuatro o incluso hasta doce bahías, según sean las necesidades.

Ten en cuenta que cada bahía acepta una capacidad de almacenamiento determinada. De este modo, si es de 10 GB, no se puede montar un disco de 12 GB. Además, hay que considerar el consumo energético, cuantas más tenga más elevado será éste. Por eso, no es aconsejable optar por servidores NAS con más bahías de las necesarias.

Programación de archivos

Los dispositivos NAS no funcionan con Windows. Los grandes fabricantes cuentan con sus propios sistemas operativos basados en Linux. (Fuente: Sashkin7: 66167787/ 123rf.com)

¿Qué configuración de RAID se ajusta mejor a un NAS?

Un RAID es un grupo de discos duros que se ha configurado para funcionar como si fuera uno solo. En ese sentido, se les puede hacer trabajar sumando sus capacidades de almacenamiento o bien duplicando la información para evitar la pérdida de datos en el caso de que alguno falle. Cada tipo de RAID tiene unas características distintas.

Tipo Características
RAID 0  Todos los discos trabajan como un volumen único.

Su capacidad total es la suma de las capacidades de todas las unidades.

Se escriben los datos de forma simultánea en los discos, por lo que se consigue una mejora en la velocidad. Se dobla la velocidad de lectura y escritura.

No existe ningún tipo de protección ante posibles fallos.

RAID 1 Es uno de los más empleados. Se duplican los datos para evitar pérdidas.

La capacidad total de el NAS es la mitad de la suma de las de los discos duros.

No hay mejora en la velocidad de escritura, pero sí en la de lectura que se duplica.

Los datos están protegidos ante posibles fallos en los discos duros.

RAID 5  Los datos se distribuyen por todos los discos, pero se reserva la capacidad de una de las unidades para paridad.

Es el más utilizado en empresas y oficinas. Se pierde la capacidad de uno de los discos.

Ganas en velocidad de lectura, sin embargo, la velocidad de escritura no cambia.

Los datos están protegidos, pero si fallan dos discos duros, se pierde toda la información.

RAID 6  Los datos se distribuyen por todas las unidades, aunque se reserva la capacidad de dos de ellas para paridad.

Se emplea con frecuencia en empresas y oficinas. Se desaprovecha la capacidad de dos de los discos duros.

Se mejora enormemente la velocidad de lectura, pero la velocidad de escritura permanece constante.

Los datos están protegidos. Pueden fallar hasta dos unidades. Si fallan tres discos, se pierde toda la información.

¿Qué discos duros necesito para un NAS?

Aunque algunos NAS vienen con discos duros en su interior, lo más habitual es que no sea así. En estas circunstancias, es fundamental que compres unos discos duros que te ofrezcan las prestaciones adecuadas. Más allá de la capacidad de la que dispongan, lo realmente importante es su velocidad de lectura y escritura.

Una marca que ofrece discos duros específicos para NAS es Western Digital, que tiene la gama red especialmente desarrollada para tal fin. Sin duda, estos equipos te garantizan un muy buen rendimiento. En cualquier caso, si dispones de discos duros externos que no estés utilizando, también puedes aprovecharlos e instalarlos en el NAS.

¿Cómo se instala un servidor NAS?

Poner en funcionamiento un NAS no es excesivamente complicado. Para empezar, debes instalar las unidades de almacenamiento que vayas a utilizar. Una vez hecho esto, el siguiente paso es conectarlo a la red local. Y por último, ya solo te quedará configurarlo desde el propio sistema operativo del NAS.

Criterios de compra

Llegado el momento de adquirir un NAS, es fundamental que tengas en cuenta una serie de criterios de compra. Para ayudarte en el proceso de elección, hemos seleccionado los que consideramos que son más importantes. Esperamos que te sirvan de guía en tu compra y que quedes completamente satisfecho con tu nuevo NAS.

  • Sistema operativo que gestiona el NAS
  • Procesador
  • Memoria RAM
  • Capacidad máxima de almacenamiento que soporta el NAS
  • RAID
  • Conexiones
  • Fabricante

Sistema operativo que gestiona el NAS

Los dispositivos NAS no funcionan con Windows. Los grandes fabricantes cuentan con sus propios sistemas operativos basados en Linux, como es el caso de Synology DiskStation Manager, QTS de Qnap, o My Cloud de WD. En cualquier caso, también existen muchos sistemas gratuitos como FreeNAS, NASlite o Openfiler.

En general, todos son bastantes sencillos de utilizar. Algunos como QNAP, Asustor o Synology se pueden incluso gestionar desde el mismo móvil. Además, también es importante que tengas en cuenta de qué aplicaciones dispone cada sistema para manejar servidores de correo, de FTP (File transfer protocol) y copias de seguridad, entre otras.

Pasillo con luz azul

Debes tomar en cuenta que existen distintos modelos de NAS y que cada uno está pensado para un tipo de usuario diferente. (Fuente: Sashkin7: 72172358/ 123rf.com)

Procesador

Para un entorno familiar vas a tener más que suficiente con un procesador Dual Core a 1 GHz. Sin embargo, para una oficina, debes pensar, como mínimo, en un procesador de cuatro núcleos. En general, actualmente los modelos de gama media suelen montar procesadores Intel Celeron, mientras que los profesionales utilizan Intel i3 o Xeon.

Memoria RAM

La memoria RAM que vas a necesitar va a depender del uso que le quieras dar al servidor NAS. Si únicamente lo necesitas para guardar copias de seguridad, no tienes que preocuparte en exceso de este aspecto. Para uso doméstico, puede ser suficiente con 512 MB. En cambio, para una oficina puede ser recomendable disponer de hasta 8 GB.

Si lo quieres como dispositivo multimedia para reproducir contenido en alta definición, vas a necesitar mínimo 1 GB de memoria RAM. En el caso de que vayas a hacer un uso muy frecuente del NAS como reproductor multimedia en calidad HD o 4K, entonces te conviene pensar en uno equipado con 2 GB de RAM o más.

Chris HardwickActor

«Ya no estamos en la era de la información. Estamos en la era de la gestión de la información».

Capacidad máxima de almacenamiento que soporta el NAS

Antes de comprar un servidor NAS, debes saber de qué capacidad de almacenamiento dispone y qué tipo de discos duros vas a usar en él. Los equipos más sencillos únicamente cuentan con un hueco para un disco duro. Los discos más básicos te pueden permitir almacenar 1 TB o 2 TB, capacidad que puede resultar insuficiente para ciertas tareas.

Si vas a guardar archivos multimedia de gran tamaño, te conviene pensar en capacidades de 6 TB en adelante. En el caso de que el NAS vaya a instalarse en una oficina, puedes plantearte capacidad de hasta 20 TB. Además, algunos equipos también te permiten instalar unidades SSD, si bien las ventajas de éstas apenas se aprovechan en los NAS.

Conexiones

Para empezar, es recomendable que integre una conexión Gigabit Ethernet 1 Gbps o superior, para conectarlo al router. De lo contrario su rendimiento se verá afectado considerablemente. En cualquier caso, los servidores NAS más actuales ya cuentan con conectores de 10 GbpE. Mucho incluyen, además, una segunda clavija LAN.

Además, si cuenta con puertos USB, podrás ampliar su capacidad de almacenamiento o conectar impresoras directamente al NAS. También te puede interesar que disponga de ranura para tarjetas micro SD. Si vas a usarlo como centro multimedia, entonces también te interesa que tenga salida HDMI para que lo puedas conectar a la televisión.

Mantenimiento de servidor

Aunque algunos NAS vienen con discos duros en su interior, lo más habitual es que no sea así.
(Fuente: Panumas Nikhomkhai: 46086486/ 123rf.com)

RAID

Antes de comprar un servidor NAS, es importante que compruebes qué tipo de RAID soporta. Si deseas aprovechar la capacidad de almacenamiento al máximo te interesa una RAID 0. Si, en cambio, quieres estar protegido ante posibles errores y ganar en velocidad, aunque pierdas la mitad de la capacidad de almacenamiento, te conviene la RAID 1.

Fabricante

A la hora de comprar un producto tecnológico, es fundamental que optes por un fabricante que te ofrezca garantía de calidad y buenas prestaciones. A este respecto, marcas como Synology, Qnap, Western Digital o Netgear te aseguran que sus productos te ofrecerán un buen rendimiento y que contarás con un buen servicio de atención al cliente.

Resumen

Las muchas aplicaciones, tanto domésticas como profesionales de los NAS, han provocado que su uso se haya incrementado enormemente en los últimos años. No cabe ninguna duda de que adquirir uno implica una importante inversión económica. Sin embargo, las muchas ventajas que ofrecen hacen que merezca la pena.

Elegir el adecuado depende en gran medida de que cuentes con unos mínimos conocimientos técnicos y de que conozcas perfectamente cuáles son tus verdaderas necesidades. Para ello, en primer lugar, debes preguntarte qué uso harás de él. A partir de ahí, ya puedes empezar a pensar en qué configuración y que fabricante te conviene más.

Por terminar, si consideras que esta guía te ha resultado útil en tu proceso de compra, puedes dejarnos algún comentario o compartirla con tus amigos a través de las redes sociales.

(Fuente de la imagen destacada: Lucadp: 16644379/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
45 Voto(s), Promedio: 4,91 de 5
Cargando…