Si eres gamer, seguramente sabrás que las tarjetas gráficas son una parte crucial de los PC actuales. Incluso cuando tu ordenador no está exclusivamente destinado al juego, una buena tarjeta gráfica se antoja esencial para una óptima representación de las imágenes y textos que aparecen en tu monitor.

Las mejores tarjetas gráficas, además, asumen gran parte de las responsabilidades del procesador y memoria RAM de tu ordenador. Esto se traduce en un mejor rendimiento global. También en una mayor rapidez del sistema. Comprar una tarjeta gráfica no es sencillo. Por ello, a continuación te ofrecemos un buen puñado de consejos útiles.

Lo más importante

  • Antes de comprar una tarjeta gráfica debes asegurarte de que es compatible con tu ordenador portátil o de sobremesa. La fuente de alimentación, las ranuras PCI y la placa base son tres de los elementos más importantes a la hora de valorar esa compatibilidad.
  • Más allá de la compatibilidad, debes asegurarte de que tu ordenador es capaz de trabajar con ella. De nada vale que sea compatible si inviertes en una tarjeta gráfica destinada al juego en 4K cuando tu monitor o pantalla no pasa del Full HD.
  • Ten en cuenta que las tarjetas gráficas para PC o portátil son también un tipo de memoria complementaria. Es decir, trabajan codo con codo con la memoria RAM de tu ordenador.
  • El disponer de una buena tarjeta gráfica tiene un impacto positivo en el rendimiento global del sistema, ya que mejora la resolución de pantalla o la ejecución de elementos multimedia.

Ranking: Las mejores tarjetas gráficas del mercado

A continuación recogemos exclusivamente para ti las que creemos que son las 5 mejores tarjetas gráficas de 2019. Para ajustarnos a todos los presupuestos, incluimos también tarjetas gráficas baratas y tarjetas gráficas en oferta. Cada una de ellas va acompañada de una breve descripción técnica con el objetivo de ayudarte a decidir.

Puesto nº 1: Nvidia Titan RTX

Aunque su precio es prohibitivo para muchos bolsillos, es probablemente la mejor tarjeta gráfica de la actualidad. Ofrece una arquitectura Turing con una velocidad del núcleo escandalosa: 1350 MHz (Boost 1770 MHz). A ello se le suma un ancho de banda de 672 GB/s, 24 GB GDDR6 y 4608 núcleos CUDA.

Sus «brutales» especificaciones permiten a la Nvidia Titan RTX situarse entre las mejores tarjetas gráficas PC destinadas a soportar juegos. De hecho, puede ejecutar gráficos 4K sin despeinarse. Además, completa sus prestaciones con 3 puertos DisplayPort 1, 1 puerto HDMI y 1 puerto USB, algo que da cuenta de su enorme versatilidad.

Puesto nº2: Nvidia GeForce GTX 1050

En el otro extremo, Nvidia nos ofrece una de las mejores tarjetas gráficas baratas del mercado: la GeForce GTX 1050. Por menos de 150 € puedes adquirir una tarjeta gráfica realmente eficiente. Eso sí, ten en cuenta que sus escasos 2 GB de VRAM pueden darte problemas con los juegos más exigentes o las últimas novedades.

Pese a este pequeño defecto, la frecuencia del núcleo es altísima (1354 MHz). Por otro lado, sus 640 núcleos CUDA y 3.3 mil millones de transistores, aún no siendo nada del otro mundo, te permiten ejecutar juegos clásicos con gran fluidez (League of Legends o DOTA 2 entre otros). Sin duda, una buena inversión para los presupuestos reducidos.

Puesto nº 3: AMD Radeon RX 480

Con un precio algo más elevado que la Nvidia GeForce GTX 1050, la Radeon RX 480 se sitúa como una gran inversión de futuro. Su excelente rendimiento con resoluciones Full HD y 1440p gaming la convierte en una de las mejores tarjetas gráficas baratas y buenas (puede ser tuya por unos 300 €, relativamente poco para lo que ofrece).

Está disponible en versiones de 4 y 8 GB. La diferencia de precio entre ambas no supera los 40 €, por lo que conviene que hagas un pequeño esfuerzo. Esos 4 GB extra de VRAM se notan, sobre todo, en los juegos más exigentes. Por otro lado, su bajo consumo de energía, pese a que es un tanto ruidosa, la coloca en el podio de nuestro clasificación.

Puesto nº 4: Nvidia GeForce GT 1030

Quizá la mejor opción para los presupuestos más bajos. La Nvidia GeForce GT 1030 busca un equilibrio entre tarjeta multimedia y tarjeta para jugar muy apreciado por los usuarios menos exigentes. Compatible con juegos actuales, rinde excepcionalmente con resoluciones 900 y 1080p pese a sus justos 2 GB de VRAM.

Otros aspectos que convierten a la Nvidia GeForce GT 1030 como una de las mejores tarjetas gráficas baratas y buenas es su bajo consumo. Gracias a ello es compatible con casi cualquier tipo de equipo. Además, de entre las tarjetas gráficas con HDMI por menos de 100 €, presenta una de las frecuencias del núcleo más elevadas (1265 MHz).

Puesto nº 5: AMD Radeon RX Vega

En caso de que tengas un presupuesto medio alto, la Radeon Rx Vega se sitúa como una de las mejores tarjetas gráficas AMD y una de las mejores tarjetas gráficas PC. Su objetivo es el de satisfacer las necesidades de los gamers más exigentes. El modelo ofrece dos versiones, Vega 56 y Vega 64. Ambas comparten una arquitectura FinFET de 14nm.

Estas tarjetas gráficas poseen 8 GB de memoria HBM2. Esta ofrece una velocidad superior a la memoria RAM GDDR5. Gracias a su puerto HDMI, soportan resoluciones de otro mundo (4096 x 2160). Por el contrario, con el DisplayPort van un paso más allá (5120 x 2880). En ambos casos ofrecen la posibilidad de rendir a 60 Hz.

Guía de compras: Lo que debes saber sobre las tarjetas gráficas

El procesador, la unidad de almacenamiento y la tarjeta gráfica son la «Santísima Trinidad» de cualquier PC. En función de la calidad de los mismos, dispondrás de un mejor o peor ordenador. Tener claro qué tarjeta gráfica debes comprar no es una tarea fácil. Son muchos los aspectos a valorar, así como sus componentes. Te lo contamos.

Hombre con tarjeta gráfica

Disponer de una buena tarjeta gráfica tiene un impacto positivo en el rendimiento global del sistema.
(Fuente: Mandic: 102719363/ 123rf.com)

¿Qué es una tarjeta gráfica?

Las tarjetas gráficas también se llaman tarjetas de vídeo o GPU. Es un elemento esencial en el funcionamiento de cualquier PC. Las tarjetas gráficas que vienen de serie con los ordenadores actuales permiten realizar tareas básicas como reproducir vídeos o navegar por internet. Cuando se busca ir un paso más allá, su eficiencia se resiente.

Exactamente, podemos definir una tarjeta gráfica como un elemento de expansión o un circuito integrado cuya misión es la de gestionar los datos que le envía el procesador. Esta gestión permite convertir la información en algo visible y comprensible por el usuario.

foco

¿Sabías que el monitor es el encargado de reflejar la información en algo comprensible para el usuario?

¿Por qué es importante tener una buena tarjeta gráfica?

Incluso los ordenadores destinados a un uso casual pueden verse afectados por las exigencias del usuario. Puede que en un momento determinado desees reproducir algún elemento multimedia o utilizar tu PC para fines profesionales. En casos como estos, es posible que la tarjeta gráfica de serie se resienta.

A mejor calidad, mayor fluidez y posibilidad de ejecutar juegos con altas exigencias gráficas. Eso sí, asegúrate de que la que compras es compatible con tu PC y de que mantiene su temperatura en niveles óptimos. Puede aprender a hacerlo gracias a este detallado vídeo:

¿Existen diferentes tipos de tarjetas gráficas?

Básicamente, existen dos tipos de tarjetas gráficas: las integradas y las discretas. Las tarjetas gráficas integradas son tarjetas que se albergan directamente en la llamada placa base o tarjeta madre de tu ordenador. Por el contrario, las tarjetas gráficas discretas se conectan a la ranura PCI-E de la placa base a modo de extra.

La principal ventaja de las tarjetas gráficas discretas es que pueden reemplazarse con facilidad. Por el contrario, la tarjeta gráfica integrada exige un esfuerzo considerable para ello. Si vas a destinar tu ordenador al gaming o a la edición de archivos multimedia, es condición sine qua non disponer de una tarjeta gráfica discreta.

Tarjeta gráfica

Las tarjetas gráficas tienen diferentes usos y funciones.
(Fuente: Badnarek: 91816722/ 123rf.com)

¿Cuáles son los componentes más importantes de una tarjeta gráfica?

Si estás pensando en comprar una tarjeta gráfica para tu PC, debes entender en qué consisten sus dos principales componentes. Hablamos de la GPU y la memoria. Son dos aspectos base que marcan la calidad de cualquier modelo, ya sea el de una tarjeta gráfica barata o el de una tarjeta gráfica de alta gama:

GPU

  • Se llama así por sus siglas en inglés (Graphics Processor Unit).
  • Se centra en procesar información para convertirla en imágenes que posteriormente muestra el monitor.
  • De este modo libera a la CPU (Central Processor Unit) de ese trabajo, algo que le permite centrarse en otros procesos.

Memoria

  • En ella se almacena la información que la GPU debe transformar en imágenes.
  • La memoria de las tarjetas gráficas es independiente a la memoria RAM del PC.
  • Mientras más memoria tenga la tarjeta gráfica, mayor facilidad tendrá a la hora de ofrecer buenas resoluciones y acabados gráficos.
Tarjeta gráfica con manos

Las tarjetas gráficas son un elemento esencial en el funcionamiento de cualquier PC.
(Fuente: Moseinko: 86952422/ 123rf.com)

¿Cuántos puertos puede ofrecer una tarjeta gráfica?

Las tarjetas gráficas se conectan al monitor de tu ordenador a través de diversos puertos. Se encargan de transmitir la información de la GPU a la pantalla de tu dispositivo. A grandes rasgos, los diferentes puertos de una tarjeta gráfica son:

DVI HDMI VGA DisplayPort
Descripción Ofrece tres tipos de configuraciones: DVI-A, DVI-D y DVD-I. Es el puerto más habitual en las tarjetas gráficas actuales (HDM 2.0). Se trata de un conector de señal analógica. Parecido al HDMI en cuanto que es capaz de gestionar flujos de datos de diversa índole.
Utilidad Transmite señal digital y analógica. Capaz de transmitir audio, vídeo y otros datos a través de un solo conector. Ofrece una resolución por defecto de 640x480p. Su principal utilidad es la de transmitir información visual del GPU al monitor.
Funciones especiales Más potente y, por lo general, ofrece una resolución superior al VGA. Su capacidad para ofrecer grandes resoluciones es apabullante (4096x2160p). Se siguen utilizando, pero en el mundo gaming actual están completamente obsoletos. Su magnífico rendimiento ha hecho que cada vez más tarjetas gráficas apuesten por él.

¿Por qué existen diferentes categorías de memoria en una tarjeta gráfica?

La memoria de una tarjeta gráfica puede ser GDDR o HBM. El número que aparece al final de las siglas GDDR (Graphics Double Data Rate en inglés) indica la versión de la misma. Por ejemplo, si compras una tarjeta gráfica con memoria GDDR4, significa que estás ante una gráfica bastante moderna. Con las HBM, un tanto de lo mismo.

Cuanto más alto sea el número, más moderna es la tarjeta gráfica. Esto incide directamente en su capacidad de transferencia. Pero no solo eso, sino que cada generación aporta novedades interesantes como una reducción del consumo de energía o una mejor gestión de la temperatura. Las más modernas son las GDDR6 y HBM2.

Criterios de compra

Tal y como indica el profesor de la Universidad de Málaga, Manuel Ujaldón, «la GPU es un avión, la CPU un coche». Sin embargo, para poder manejar una GPU, necesitas ser un buen piloto. Por ello, no basta con que compres cualquier tarjeta gráfica en oferta, sino que antes valores una serie de aspectos:

  • Tipo de tarjeta gráfica
  • Tipo de usuario
  • Potencia y velocidad de la tarjeta gráfica
  • Cantidad y tipo de memoria de la tarjeta gráfica
  • Conectores, salida de vídeo y alimentación

Tipo de tarjeta gráfica

Por motivos de compatibilidad, te recomendamos que tengas bien claro qué tarjeta gráfica tiene tu PC. De este modo podrás sustituirla o mejorarla por una tarjeta gráfica compatible que te garantice un rendimiento óptimo. Si has perdido el libreto de instrucciones y eres incapaz de encontrar cuál es tu tarjeta gráfica, puedes:

  • Escribir dxdiag en la opción de inicio de Windows.
  • Aparecerá una ventana con información detallada sobre tu ordenador.
  • Pulsa en la pestaña «Pantalla» para acceder a los detalles de tu tarjeta gráfica.

Si compras una tarjeta gráfica compatible con tu ordenador, pero superior a la capacidad de este último, se producirá el temido efecto «cuello de botella». Es decir, no funcionará correctamente. En el siguiente vídeo, Yanpol te ayuda a determinar si este es tu caso.

Tipo de usuario

Aparte del formato en el que se presentan las tarjetas gráficas, existen tres tipos de ellas en función del enfoque: las gaming, las multimedia y las profesionales. Para saber cuál necesitas, debes preguntarte qué tipo de usuario eres. ¿Trabajas con archivos multimedia? Entonces tendrás que comprar una tarjeta gráfica adaptada a ello.

Porque cada tarjeta gráfica está enfocada a un tipo de usuario en concreto. Esto, por tanto, afecta a las características del producto. Si eliges una tarjeta gráfica profesional cuando lo único que vas a hacer es jugar a un par de juegos antiguos estarás tirando el dinero. Lo positivo es que pueden ser reemplazadas sin problema.

Computadora con tarjeta gráfica

Existen dos tipos de tarjetas gráficas: las integradas y las discretas.
(Fuente: Moiseinko: 85584955/ 123rf.com)

Por lo tanto, si tienes un PC más o menos moderno, pero quieres jugar a los últimos títulos, no pienses que tienes que comprar otro ordenador. Con una nueva tarjeta gráfica podrás estirar la vida de tu PC unos cuantos años más. Y en algunos casos, en un futuro bastará con una nueva renovación de la tarjeta gráfica.

Potencia y velocidad de la tarjeta gráfica

Una de las razones de la locura por las tarjetas gráficas es su velocidad. Las tarjetas gráficas más potentes pueden hacer auténticas maravillas. Para medir este parámetro, los TFLOPS de potencia bruta y los núcleos CUDA son clave.Las cifras asociadas a estos dos puntos son claras: cuanto más elevadas, mayor potencia y velocidad.

Esto es fácil de comprobar cuando comparas las mejores tarjetas gráficas de diferentes generaciones. Lógicamente, si tu compra está destinada al gaming necesitarás una tarjeta gráfica potente, que ejecute los últimos títulos con fluidez.

Cantidad y tipo de memoria de la tarjeta gráfica

Pese a que la potencia es la primera característica que debes valorar a la hora de comprar una tarjeta gráfica, el tipo de memoria y el ancho de banda que posea (GB por segundo) es también importante. La cantidad es otro aspecto que debes considerar, pero, al contrario de lo que suele creerse, no es lo más relevante.

Y es que en ocasiones es más recomendable que tengas una memoria rápida que una gran cantidad de GB. En los modelos en los que coincida el tipo de memoria y ancho de banda, sí, decídete por la que ofrece más GB.

foco

La cantidad de memoria incide en la capacidad de la tarjeta gráfica para almacenar información, algo que tampoco es baladí.

Conectores, salidas de vídeo y alimentación

Nvidia declaró hace poco que «hace todo lo posible por aumentar el suministro de tarjetas gráficas». Sin embargo, estos aparatos son complejos y a veces de difícil acceso. La última característica que contribuye a ello es la de los puertos o conectores que incorpora. En función de la resolución que busques deberás usar uno u otro.

Por ejemplo, si buscas una resolución 4K UHD (3840 x 2160) con una frecuencia de 60 Hz, tu tarjeta gráfica deberá tener un puerto DisplayPort 1.2 o HDMI 2.0. Las tarjetas gráficas más modernas suelen incluir ambas opciones. Gracias a ellas podrás disfrutar de una mayor profundidad cromática e imágenes de alto rango dinámico o HDR.

Tarjeta gráfica

Es importante entender en qué consisten los principales componentes de las tarjetas gráficas. (Fuente: Victority: 85846387/ 123rf.com)

Si tienes un PC antiguo, puede que necesites tarjetas gráficas con otro tipo de conector. Las VGA apenas se utilizan actualmente, pero seguro que puedes encontrar buenas tarjetas gráficas de segunda mano con estos puertos. En portátiles, las tarjetas gráficas suelen ofrecer conectores USB tipo C. Algunas vienen con adaptadores.

Resumen

Las tarjetas gráficas son una parte esencial del ordenador. Si eres gamer o utilizas la CPU con fines profesionales, necesitarás una tarjeta gráfica potente. Eso sí, siempre adaptada a las capacidades de tu dispositivo. De este modo eludirás el efecto «cuello de botella» y lograrás sacarle el mayor rendimiento.

Para comprar la tarjeta gráfica más adecuada para ti, debes valorar varios aspectos como la potencia, la memoria o los conectores que ofrece. Las tarjetas gráficas de última generación son las GDDR6 y HDM2. Sin embargo, las generaciones anteriores también ofrecen algunas de las mejores tarjetas gráficas.

Si hemos logrado ayudarte, ¡no dudes en comentar! Además, ¡comparte el contenido en tus redes sociales para que otros puedan disfrutarlo!

(Fuente de la imagen destacada: Badnarek: 91752972/ 123rf.com)

Califica este artículo

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars
44 Voto(s), Promedio: 4,91 de 5
Cargando…